din intamplare,

Las Confesiones de una Viuda Negra

domingo, agosto 12, 2012 Ionela Scoarta 0 Comments


Español↑ //// ↓ Românã


Español:

Me lo merezco. Que se olviden de mí. Que se encuentren novias y que sean felices y que les caiga mal a ellas y que no quieran invitarme a sus bodas. 

Porque les he enseñado mis encantos y no les he dejado entrar en mi corazón, porque me mantenía alejada y los llamaba solo cuando me sentía sola y fea y necesitaba un abrazo; porque después de ese abrazo los alejaba otra vez.

Porque sí, los he usado aunque sin darse cuenta sí que los quería, solo que menos de lo que ellos querían que los quisiera.

Porque cada vez que se daban cuenta de que les sería más fácil sin mí era yo la que se acercaba, la que ofrecía esperanzas y cariño y les convencía que sí que valía la pena quedarse. 
Porque cuando los sentía de vuelta, míos, yo volvía ser solo mía otra vez.
Siempre buscando una sensación más fuerte, un sentimiento más intenso, algo a lo que no podría resistirme,  alguien que me quitara el aliento.

Me merezco que no les de pena cuando a mí me hace lo mismo ese chico del que yo les estaba hablando (porque siempre había uno, o la sombra de alguno) y les partía el corazón solo con mencionarlo en alguna conversación. Y ellos se callaban sus sentimientos y se dedicaban a devolverme la confianza en mí misma y me decían que cualquier chico que recibiese una sonrisa mía debería sentirse afortunado. Me llamaban guapa, encanto, cielo, cariño, bombón, sexy, cosita, muñeca, corazón, princesa, ione...

Me merezco que ellos sean felices.

No soy del todo mala; a veces los empujaba yo, les decía que sería mejor para ellos que se enfriaran, que me dejaran en paz, que se buscaran algo correspondido; pero no eran lo suficientemente fuertes así que los reñía, me enfriaba yo porque a mí me costaba menos; pero sentía su tristeza, les echaba de menos yo también, así que les dejaba volver sin prometerles nada, porque no pedían nada más que poder quedarse. 

No tengo derecho a sentirme mal porque han logrado superar su adicción, ni porque cuando los he llamado la última vez han tenido fuerzas de no contestar. ¡Felicidades!

En cuanto a sus amantes de ahora… Chicas… Cuidadlos. Os estáis llevando algo bueno, muy bueno. ¡Gracias por ser mejores personas que yo! 

Sinceramente,
yonne


Românã:

Merit. Sa ma uite. Sa isi gaseasca iubite, sa fie fericiti si sa le pic rau prietenelor lor si sa nu vrea sa ma invite la ele la nunta.

Pentru ca le-am aratat farmecul meu si nu i-am lasat sa imi intre in suflet; pentru ca m-am mentinut distanta si ii chemam doar cand ma simteam singura si urata si aveam nevoie de o imbratisare. Pentru ca dupa imbratisarea aia ii indepartam din nou.

Pentru ca da, i-am folosit, desi fara sa isi dea seama chiar i-am iubit, doar ca mai putin decat vroiau ei sa ii iubesc.

Pentru ca de fiecare data cand isi dadeau seama ca le-ar fi mai usor fara mine eram eu cea care se apropia, cea care oferea sperante si apropiere calduroasa si ii convingeam ca se merita sa ramana.
Pentru ca atunci cand ii simteam din nou ai mei eu deveneam din nou doar a mea.
Intotdeauna cautand o senzatie mai puternica, un sentiment mai intens, ceva la care sa nu ma pot impotrivi, cineva care sa-mi taie respiratia.

Merit sa nu le fie mila de mine cand mie imi face acelasi lucru acel baiat despre care eu le vorbeam lor (pentru ca intotdeauna era unul, sau umbra unuia) si ii raneam prin simplul fapt ca il mentionam in conversatie. Iar ei isi amuteau sentimentele si se preocupau sa imi redea increderea in mine insami spunandu-mi ca orice baiat care primeste un zambet de-al meu ar trebui sa se simta norocos. Ma alintau frumoasa, incantatoare, bomboana, sexy, papusa, scumpa, draga, printesa, ione...

Merit ca ei sa fie fericiti...

Nu sunt chiar de tot rea; cateodata ii impingeam eu, le ziceam ca ar fi mai bine pentru ei sa se raceasca, sa ma lase in pace, sa isi gaseasca ceva reciproc; dar nu erau destul de puternici asa ca ii certam, ma raceam eu pentru ca nu imi era la fel de greu; dar le simteam tristetea, imi era si mie dor de ei asa ca ii lasam sa se intoarca fara sa le promit nimic, pentru ca nu cereau altceva decata sa poata ramane.

Nu am dreptul sa ma simt rau pentru ca au reusit sa-si depaseasca dependenta, nici pentru ca ultima data cand i-am sunat au avut puterea sa nu raspunda. Felicitari!

Cat tine de cele ce va iubesc acum... fetelor... aveti grija de ei. Aveti intre maini ceva bun, foarte bun. Va multumesc ca sunteti persoane mai bune decat mine!

Cu sinceritate,
yonne

You Might Also Like

0 pareri: