Cosas que pienso

Las cosas como son, no como nos gustaría que fueran

miércoles, julio 26, 2017 Ionela Scoarta 0 Comments



No sé cómo enfocar esto correctamente sin dejarme cosas, pero lo voy a intentar. Por cierto, es un post que va más enfocado hacia las chicas, pero si te sientes cómodo, cambia el género y se te aplicará a ti también. Allá vamos:

Nunca he sido una chica flaca. Nací con 4 kg, o sea, ni como bebé fui pequeñita. Siempre estoy a dieta y siempre bromeo sobre ello. Ha sido el complejo que más tiempo he llevado, a veces muy obvio, a veces muy enmascado. 

En los últimos años se nota una campaña muy ávida en contra del fat shaming y body shaming. Y no me parece mal. Está ayudando a mucha gente, estoy muy convencida, está levantando el ánimo y está dando esperanzas. Por todas partes vemos actrices y cantantes y famosas que se oponen al Photoshop, que dicen claramente: "sí, me gusta comer, estoy gorda, deal with it, si no te gusta mira a otro lado." Bien, bien, hasta ahora todo bien. 
Pero no sólo un número alto de IMC hace que las chicas se sientan menos de lo que son, sino que también la forma de sus pechos, las varices, las estrías, las pecas, la falta o la sobra de músculo, hay muchas razones que tenemos para sentirnos insuficientes. Y ya que me gusta abarcar lo máximo posible en mis artículos, te voy a decir que esto se les aplica a los chicos también, aunque ellos parezcan un poco más imunes a esta presión personal y social. 
Dicen que el culpable de todo esto son las revistas, los ideales impuestos por la moda, las series, las películas, el Hollywood. Recuerdo que en un monólogo de una de mis comediantas favoritas, Amy Schumer, ella cuenta que le han dicho que si quiere salir en la pantalla de su propia película tiene que pesar menos de 65 kilos porque si no a la gente le va a molestar verla actuar. Y adelgazó para la película y volvió a engordar después y promete no volver a adelgazar nunca para satisfacer a alguien. ¡Pues muy bien!

PERO (y alguien decía que lo importante siempre viene después del "pero" y lo otro es sólo para suavizar la situación)
PERO, el problema no es ni la moda, ni las películas, ni el Photoshop, de hecho creo que ni siquiera es un problema sino una realidad: lo que desmantela en gran parte toda esta campaña de self confidence no es que nadie es perfecto, sino que hay cuerpos que sí que son casi perfectos sin Photoshop, sin exceso de maquillaje, sin fajas que se llevan debajo de la ropa para simular una cintura de avispa, sin un sujetador push-up. Lo que nos manda a callar al fin y al cabo no es que a los chicos no les gustemos porque no nos parecemos a las chicas de las revistas, de hecho ellos ni siquiera miran esas revistas, sino nosotras. Lo que nos manda a callar es el hecho de que hay chicas que sin muchas alteraciones artificiales las miras y dices: es que está muy buena y es preciosa. 
Así que lo que yo pienso al fin y al cabo para mi misma, es lo siguiente: intenta ser tu mejor versión de ti misma. Hazlo para ti misma, con confianza, no con actitud de inferioridad ni de víctima. Si puedes ser más culta, sé más culta. Si puedes ser más interesante, sé más interesante. Si puedes ser más artística, sé más artística. Si puedes ser más atlética, sé más atletica. No te entierres en la excusa de: "soy gordita pero tengo buena personalidad"; "me sobran unos kilos pero tengo un buen sentido del humor". Si he conseguido invertir en mi intelecto, en mi personalidad y las he mejorado, también puedo invertir en mi cuerpo y mejorarlo. No es fácil. Pero tampoco es fácil sacarte una carrera, ser mejor en el trabajo, seguir tus sueños, dejar de fumar o ser autónomo. Las cosas que valen la pena nos cuestan. Estar bueno nos costará también.  
Hay cosas que no podremos cambiar por mucho que nos gustara sin llegar a operaciones estéticas (altura, nariz, orejas, una frente ancha, etc) o alteraciones genéticas (alérgias, fobias, manías), pero hay cosas que sí, y si se pueden mejorar se deberían mejorar, y las que no las podemos mejorar, esas sí que deberíamos aprender a aceptarlas. 

Que si te gustas más gordita, pues sé como te gustas. Si a tu pareja le gusta que estés redondita y no le gustas flaca, adelante. Estoy hablando de mi, y estoy hablando de las chicas que sí que les gustaría estar más flacas y le echan la culpa a las revistas por sus complejos. Es la verdad, aunque parece que es algo que no se dice en público últimamente porque queda feo, pero hay que reconocerlo: en realidad a todos nos gustan guapos y guapas. No son las revistas, no son las películas, no es el Photoshop, somos nosotros, y es normal que nos guste lo esteticamente bello. 

You Might Also Like

0 pareri: